sábado, 30 de julio de 2016

Alexia el umbral de su buena hora



Producción Lucía Gala | Vestuario Carlos Hugo Valdes | Arreglo Personal Peluquería 07/22

El reto profesional más importante de Alexia Viruez la encontró con 22 años, lavando ropa de bebé, dándose otra oportunidad en el amor y con la madurez de quien ya superó pruebas difíciles. Desde el lunes asumirá la conducción de Enhorabuena, la revista femenina de PAT, que por nueve años estuvo a cargo de Desirée Durán, y está lista para consagrarse definitivamente en la televisión.

La miss Bolivia 2012 asume este desafío “feliz, preparada y ansiosa”. Sentada en un parquecito de Ciudad Jardín, libre de maquillaje y con la tranquilidad de saber que su niña de cuatro meses duerme plácidamente, dice que no tiene fórmulas para conquistar a los televidentes y que se concentrará en ser auténtica. “La gente que me conoce sabe que soy divertida, que me gusta chacotear y que también me agrada hablar de cosas serias, creo que esta es la oportunidad de demostrar mi personalidad”.

Alexia pretende ser una conductora que tenga cercanía con las televidentes y cuando le preguntamos si cree que las amas de casa de Bolivia se lleguen a identificar con ella, siendo una mujer joven, hermosa y apareciendo impecable frente a las cámaras, su respuesta nos deja claro que es una persona madura. “Por supuesto, siempre he sido muy explícita sobre mis experiencias personales. A mi corta edad he vivido un montón de cosas y quiero compartir mis errores y mis aciertos, para que las personas puedan tener en cuenta mis experiencias al tomar decisiones o sobrellevar situaciones”.

Y es que la expanelista de Palabra de mujer no ha tenido una vida fácil. “Tuve muchos momentos fuertes que me hicieron ser quien soy, mis padres perdieron la casa, su trabajo, se fueron a España, volvieron, fue difícil para una niña vivir todas esas situaciones”.

La representante boliviana en el Miss Universo señala a Palabra de mujer como su escuela en la televisión. “Laura Donoso y Paola Justiniano fueron fundamentales para mi crecimiento en la pantalla. Laura es muy divertida y toma su trabajo con mucha responsabilidad, mientras que Paola tiene un cable a tierra y es perfeccionista. Con ellas aprendí desde buscar mi mejor ángulo para la cámara hasta investigar para hablar sobre algún tema, cómo defender mi opinión o qué hacer para sobrellevar una entrevista”.

Reemplazar a una figura tan emblemática como Desirée Durán, puede ser complicado, porque las comparaciones serán inevitables, pero Alexia lo asume con calma. “Con ella tenemos una amistad muy bonita, y charlamos sobre este cambio, me deseó éxito. Me dijo: ‘Este es tu momento de brillar, lucite, que Dios te bendiga’. Ella tiene muchos proyectos en mente y se va por la puerta grande”. Sin embargo, ¿no teme que las seguidoras de Desirée la reciban con hostilidad? “Cuando participé en el Miss Bolivia fui criticada y me comparaban todo el tiempo. Ahora tengo más experiencia, sé a lo que me meto, estoy consciente de lo que se me viene encima”.

Los hermosos ojos verdes de Alexia tienen poder de convencimiento, con ello nos aseguró que para ganar la corona del Miss Bolivia no solamente hace falta hacer ejercicios. “Siempre soñé con ser modelo, muy joven ingresé a la agencia de Promociones Gloria en la que aprendí sobre pasarela, a posar en las fotografías y me hicieron la propuesta para entrar al concurso. Esa decisión cambió todo, al ganar la corona me convertí en figura pública, fue un buen negocio porque gracias a los ingresos mejoré mi calidad de vida y ayudé a mis padres. Y a raíz de eso conocí la televisión y me enamoré de las cámaras. Pero, para ganar la corona mi familia hizo un gran esfuerzo económico, porque necesitábamos cubrir los gastos de vestidos, zapatos y accesorios. Con 17 años solamente, tenía jeans y poleras”, explica.

Convertirse en una persona conocida implica exponerse a críticas, chismes y comentarios de todo tipo, ¿vale la pena? le consultamos. “Si querés llevar esta vida, sos consciente de que te exponés y que la gente hablará de vos para bien o para mal. Todo depende en qué estás enfocado, si en las críticas o en lo que deseás para tu vida. Cuando era más jovencita me afectaba mucho, pero ahora entiendo que eso forma parte de ser una figura pública”.

Sobre los prejuicios de que las mujeres bonitas, rubias y las modelos son tontas, Alexia tiene una opinión clara. “Las mujeres que estamos en esta industria debemos prepararnos para demostrar que están equivocados. Los que hablan son por lo general gente que no nos conoce, que jamás ha hablado con nosotros y que no sabe que estudiamos, trabajamos y leemos”.

Y ya que tocamos los prejuicios, la interrogamos sobre el famoso catálogo que supuestamente circula con fotografías de modelos y misses para el mercado de la prostitución. “Me han preguntado mil veces sobre el tema, pero no sé si existe, nunca me propusieron entrar en un inventario y no conozco a ninguna colega que se prostituya”, sostiene.

También le consultamos
si desearía ser una mujer casada y responde con una
risita nerviosa: “Creo que lo correcto es casarse antes de tener un hijo. En un deter-minado momento me voy a casar, pero no es ahora, me siento cómoda con mi actual etapa”.

Y cómo no va estar feliz estos días si goza de la pequeña Alessandra, si cada vez perfecciona sus habilidades en la cocina, si siente la necesidad de llevar una vida sana y si está en la víspera de conducir un programa icónico de su casa televisiva e inscribir su nombre en las ligas mayores

No hay comentarios:

Publicar un comentario