domingo, 24 de enero de 2016

Yenny Callisaya “Me considero una esclava del trabajo en el buen sentido”


GALERÍA(2)
[Move to Panel 1]

Exigente en su trabajo, sencilla, de voz suave y dulce, Yenny Callisaya ya lleva seis años en la Red Uno. “Soy periodista, hago las unidades móviles y a veces me toca hacer algunas notas especiales, como historias de personas. Estaba haciendo sociales, pero vieron que las historias eran un complemento que le faltaba al canal”, sostiene Yenny, quien contó que comenzó su carrera en los medios a sus 18 años, cuando estaba en colegio.

“Empecé por azares de la vida (sonríe) haciendo pasantías en la radio Laser 98. Luego tuve la oportunidad de tener mi espacio y empecé a trabajar en Radio Reloj 102.5 y después en Sonomac 93.3. También pasé por Radio Gente en un programa de Soraya Delfín, lindos recuerdos, y lo último en radio fue un espacio en Erbol”, recuerda la joven periodista, quien antes de ser parte de la Red Uno hizo tele en ATB como voz en off y luego como productora en el Canal 18 Católica Televisión.

LG: ¿CÓMO TE DEFINIRÍAS PROFESIONALMENTE?

Y: Es complicado, porque en realidad un periodista debe estar preparado para todos los campos. Soy una periodista comprometida con su trabajo, además muy sensible con lo que pasa.

LG: ¿QUÉ TE AUTOCRITICAS?

Y: Soy muy exigente con mi trabajo y creo que soy muy impaciente, me gusta que las cosas se hagan ya.

LG: ¿QUÉ ES LO MEJOR DE HACER UNIDADES MÓVILES?

Y: Estar en el momento de la acción y poder relatar lo que pasa en ese momento, ser los ojos y los oídos de la gente que te está mirando.

LG: ¿HAY ALGUNA NOTA O ENTREVISTA QUE TE HAYA MARCADO?

Y: Claro que sí, no me gusta ir a la morgue, pero algunas veces siempre me toca ir. Fue recién hace algunos meses, me conmovió la muerte de un joven que perdió la vida en un accidente en Achocalla, me tocó vivir el dolor de la madre de este joven, fue difícil hacer esa nota, uno siempre se pone en el lugar del otro, la morgue es el último lugar que yo visitaría, no me gusta ese lugar.

LG: ¿TE CONSIDERAS UNA ESCLAVA DEL TRABAJO?

Y: Creo que sí, me tocó trabajar por algún tiempo de lunes a lunes, en seis años no conozco vacaciones (sonríe) y sí me considero una esclava del trabajo en el buen sentido.

LG: ¿CUÁLES SON TUS SUEÑOS?

Y: Como profesional seguir creciendo, me gustaría ayudar a las personas que necesitan algo. Solucionar un problema social sé que es complicado, pero no imposible.

LG: ¿TIENES ALGÚN REFERENTE EN LA TELEVISIÓN?

Y: Me gusta mucho el trabajo de Amalia Pando, no la conozco pero me gusta su estilo. En mi canal me gusta el trabajo de mi jefe, Yery Guiteras, he aprendido mucho de él, es una persona muy exigente, pero también me dio oportunidades para seguir creciendo, aprendí mucho del periodismo en la Red Uno, algunas cosas con jalones de oreja (sonríe).

LG: HICISTE RADIO EN VARIOS MEDIOS, ¿CONSIDERAS QUE TIENES BUENA VOZ?

Y: Sí, algunas veces me lo dicen y creo que sí, creo que se escucha bien (sonríe). Algunas veces hago cuñas en el canal o me llaman para grabar alguna cosa chiquita y yo encantadísima.

LG: AHORA CON LA TELE, ¿TE DARÍA TIEMPO PARA VOLVER A HACER RADIO?

Y: Sí, con los horarios que me dieron en el canal podría hacerlo porque son accesibles, y puedo hacer algo más… si se diera la oportunidad con mucho gusto.

“A VECES SOY ENOJONA, PERO ME DURA 10 MINUTOS”

Yenny Callisaya nació el 30 de marzo en La Paz. Es licenciada en comunicación, estudió en la Universidad Mayor de San Andrés, tiene un diplomado en gobernabilidad y gerencia políticas en la UNIVALLE y también hizo varios cursos de periodismo y locución.

Sus papás son Basilio Callisaya (+) y Juana Isabel Vera, a quien le agradece por todas sus enseñanzas. “Es una mujer que se raja para que seamos buenos hijos”, resalta.

Yenny es la segunda de cinco hermanos (Fernando, Maribel, Katherine y Osmar), soltera e hincha del Tigre. Su filosofía de vida “es nunca darse por vencidos y no mirar atrás”. Sobre su carácter confiesa: “A veces soy enojona, pero me dura diez minutos (sonríe), no soy rencorosa para nada”. Le enfada muchas cosas, pero sobre todo que no la escuchen. Uno de sus talentos es el canto. “Me gusta cantar, me salen muy bien algunas canciones de Eva Ayllón”, dice.

Si tuviera que pedir tres deseos, la joven comunicadora dijo que serían: “Uno, que Dios le siga dando salud a mi mamita. Dos: Seguir creciendo profesionalmente, también como mujer y madre. Y tres: Que les dé salud y mucha cosas positivas a mis hermanos”.

De acá a cinco años, manifiesta que se ve como “una profesional quizá con más experiencia, madre de familia, esposa y quizá en otro lugar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario