domingo, 10 de mayo de 2015

Alejandra Arrien “Soy demasiado susceptible”

Soy Alejandra Arrien del Carpio, nací el 16 de enero. Soy licenciada en comunicación de la Universidad Mayor de San Andrés e hincha del Tigre. Soy la última hija de cuatro hermanos y (estoy) feliz de tener a Edmundo Arrien y Esperanza del Carpio como mis padres. Actualmente soy parte del equipo del Cazador Urbano de UNITEL.

LG: ¿Cuál es tu mayor tesoro?

A: Definitivamente mis hijos. Emilia y Diego son lo mejor que hice en la vida.

LG: Si volvieras a nacer, ¿qué cambiarías de tu vida?

A: Nada cambiaría. He aprendido de lo bueno y malo que hice y pasé, siempre con el apoyo incondicional de mi familia.

LG: ¿Físicamente cambiarías algo?

A: No… con el tiempo aprendí a amarme tal cual soy (sonríe).

LG: ¿Cuál es tu mayor fortaleza?

A: Trato de verle el lado bueno a todo lo que pasa. Incluso a los malos momentos y a algunas personas. Siempre hay algo positivo en todo. La vida está llena de causalidades.

LG: ¿Cuál es tu mayor debilidad?

A: Mis hijos, por ellos pierdo el norte aunque al mismo tiempo me dan todas las herramientas para ser feliz y hacerles felices.

LG: ¿Qué es lo mejor que han opinado de ti?

A: Suelen decir que tengo buen carácter, me considero una persona alegre y feliz.

LG: ¿Y lo peor?

A: Soy demasiado susceptible, lo sé y me lo han dicho (sonríe).

LG: ¿Tienes alguna manía antes o para dormir?

A: Pues sí, una manía mala, tengo que fumar un cigarrito antes de dormir. Luego, dulces sueños.

LG: Cómo te gusta dormir, ¿abrigada o liviana?

A: Vestida, súper abrigada. Soy muy friolenta (sonríe).

LG: ¿En qué piensas cuando despiertas?

A: Uf… pienso en muchas cosas, mi cabeza no deja de pensar, primero en cómo actuar con mis hijos, luego (en) cómo organizarme para el día y cómo enfocaré las notas que haré en el día. Harto pienso (sonríe).

LG: Eres parte de las redes sociales, ¿qué opinas de ellas?

A: Menos que antes, pero hago lo que puedo y aporto con lo que puedo. Me parecen buenas cuando son utilizadas de la forma correcta.

LG: ¿Cómo te desenchufas de tu rutina?

A: Con mis hijos…. cocinando, haciendo queques o jugando con ellos, pero después de terminar nuestras obligaciones, como limpiar la casa y hacer tareas. La tina es nuestro momento de relax.

LG: ¿Qué cosa nunca perdonarías?

A: Nunca lo pensé. Creo que uno dice: “Nunca perdonaría esto”, pero llegado el momento las cosas pueden ser distintas. La capacidad de perdonar depende de cada uno.

LG: ¿Cuál ha sido el día más triste de tu vida?

A: Fueron momentos pasajeros, que gracias a Dios nunca llegaron a nada terrible. Recuerdo el día que me dieron de alta, cuando nació mi hijita y me fui sola a casa, ella se quedó internada. Creo que ese día fue muy triste.

LG: ¿Qué haces cuándo reniegas?

A: Lloro. Soy demasiado llorona y es la única forma en la que sacó la bronca que puedo sentir en ese momento.

LG: ¿Cuáles son los defectos que te molestan de los demás?

A: Uno, la impuntualidad, me desespera esperar. Y dos, el hecho de que la gente utilice la boca para lastimar o destruir a los demás.

LG: ¿Te consideras una aventurera o conservadora?

A: Mmm… creo que soy conservadora. Me da miedo hacer cosas nuevas, aunque a veces no me queda otra y si lo logro, pues lo disfruto (sonríe).

LG: ¿Cuál es el mejor consejo que recibiste?

A: Deja de esperar… es la mejor forma de evitarse el sufrimiento.

LG: ¿Cuál fue tu derrota más grande y que aprendiste de ella?

A: He tenido muchas, trato de aprender de ellas, aunque a veces es simplemente difícil, sobre todo superar los miedos y mirar hacia adelante. Si sigues mirando por el retrovisor es posible que choques.

LG: ¿Qué poderes mágicos te gustaría tener?

A: Ser una súper mamá. Quitar el dolor, tristeza y miedo a los niños.

LG: ¿Cómo te gustaría que te recuerden?

A: Cómo una mujer que luchó por crecer y aprender, que luchó por sus hijos y su felicidad.

LG: Si tendrías que ser otra periodista, ¿quién serías?

A: Creo que seguiría siendo Alejandra Arrien del Carpio, pero admiro mucho a Mery Vaca, una gran periodista de la que aprendí mucho.

EN POCAS PALABRAS

Cazador Urbano: Un desafío diario.
Hijos: Aire, vida y amor infinito.
Familia: Mi refugio, mis pilares y motores.
El Alto: Una ciudad que me acogió y que quiero.
Carolina Ulloa: Gran apoyo y amiga.
Periodismo: Pasión que me quita el sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario