sábado, 30 de abril de 2016

Xiomara Shriqui posó para Pretty Ballerina y para Úrsula Mascaró, en un auto que perteneció a Simón I. Patiño

Pantalón vaquero, camisa blanca y chatitas. Eso sí, un carterón tipo Louis Vuitton (enorme), digno de su estatura. Así es Xiomara Shriqui, se convierte en un 'avión' cuando presenta el sector de farándula o los datos del tiempo en la red Unitel; pero si no hay cámaras de por medio, deja de lado la ropa ajustada y disfruta la completa comodidad, esa que le da libertad suficiente para meterse en los canales de drenaje si ve a un animal en apuros.

Habla poco de su labor como animalista, pero nunca falta alguien que cuente sus secretos. “La mano izquierda no tiene por qué enterarse de lo que hace la derecha”, argumenta quien tiene como compañera a una perrita adoptada a la que muchos podrían catalogar como ‘chapi’, pero que con tanto amor y buen trato luce increíble. Tampoco cuenta que a la medianoche responde llamados y hace gestiones para rescatar a un caballo que cayó en un pozo.

Es a esa chica tímida y discreta a quien su belleza, aunque sea a empujones, la hace visibilizarse.

La fotógrafa Carly Banegas y la productora Anelhí Fernández pusieron sus ojos sobre ella. Primero la invitaron a ser imagen de la marca de accesorios Nágera Nacif, hace un tiempo, y ahora trabajaron con Xiomara en una sesión de fotos para las firmas españolas Pretty Ballerina y para Úrsula Mascaró, que recientemente inauguró una tienda en Santa Cruz.

Pero, ¿qué la hace apetecible para la cámara? Ella atribuye el logro a todo, menos a su belleza. “Imagino que represento a la mujer de Santa Cruz y a la mujer boliviana que tiene distintas actividades y compromisos, y que tiene que ir a trabajar; soy una mujer versátil, supongo que se debe a eso”, opina.

Defensora acérrima de su vida privada ante la grabadora y las cámaras; en un cara a cara con amigos es más abierta. Lo que pocos saben es que es creyente católica a morir y un poco llorona cuando toca temas álgidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario