domingo, 27 de marzo de 2016

Gisely Ayub “Aprendí que todo es bello, hasta el dolor y las caídas”

Gisely Ayub es hoy una mujer que está en contacto directo con su interior, congeniando en armonía con sus defectos y virtudes, libre de ataduras mentales que no le permitían dejar fluir sus deseos, pasiones y sentimientos. “Pues así me gusta vivir la vida, con alegría, pasión y sentimiento en todo lo que hago”, afirma la simpática presentadora de la revista Viva la Mañana de ATB.

Esta talentosa actriz, modelo y conductora de televisión, además de psicóloga, ama despertar cada día sonriendo a la vida, entregándose para vivir honestamente en lo que le apasiona. “Amo mi trabajo y he llegado a decir mil veces en voz alta que amo mi vida en estos momentos. Mi trabajo me llena y alegra la vida. Vivo intensamente cada instante, aprendí que todo es bello, hasta el dolor y las caídas. Vivo en búsqueda de superación día a día en lo personal y profesional, deseo ser mejor ser humano y ser un referente en todo lo que haga”, sostiene la actriz de películas como “Las bellas durmientes” de Marcos Loayza y “Norte Estrecho” de Omar Villarroel.

A punto de estrenar la obra “Nueve Treinta de la Noche” del director Ubaldo Nallar y de participar en la teleserie “La Entrega”, que produce Leonel Fransezze en La Paz, Gisely aceptó gentilmente conversar con La Guía y esto fue lo que nos contó.

LG: ¿QUÉ DESTACAS DE VIVA LA MAÑANA?

G: Es un matinal completo, recientemente fuimos honrados con el TIQUI al programa de televisión que más apoyo da a la cultura en el país. Su diversidad hace que sea un programa para toda la familia, donde tenemos información valiosa para niños, madres, jóvenes y adultos en todas sus áreas.

El hecho de que estemos durante toda la duración diaria conectados entre La Paz, Cochabamba y Santa Cruz termina de cerrar el círculo informativo, ya que las diferencias regionales convergen de manera perfecta integrando a nuestra Bolivia.

LG: ¿CUÁL ES TU MAYOR FORTALEZA EN LA CONDUCCIÓN TELEVISIVA?

G: Repetiré algunas opiniones positivas que me dieron en estos años: La naturalidad en el momento de conducir y la entrega de interés honesto al hacer una entrevista junto a la capacidad de lograr que los invitados se sientan relajados y cómodos para hablar y proveerme de información personal que no han tocado antes.

LG: HACE TIEMPO NOS DECÍAS QUE TU FUTURO ESTABA EN LA PSICOLOGÍA ORGANIZACIONAL, PERO HOY NOTAMOS QUE ESTÁS MÁS ENFOCADA EN LA ACTUACIÓN, ¿A QUÉ SE DEBIÓ ESE GIRO EN TU VIDA?

G: (Sonríe) Muy cierto, eso es lo que amo de la vida, sus giros. En esa época estaba a punto de finalizar mi carrera y al lograrlo me dejó tiempo libre para regresar a lo que siempre amé: la actuación. Comencé con talleres y de pronto cuando ya me disponía a trabajar como psicóloga, llegó la propuesta de un casting para ATB, fui contratada y esto me dejó aún más tiempo para desarrollar mi pasión, este es el resultado.

LG: ¿ESTUDIASTE ACTUACIÓN O LO TUYO ES MÁS UNA FORMACIÓN AUTODIDACTA?

G: Desde el año 2009 vengo tomando talleres hasta que ingresé a Hollywood Academy of Preforming Arts para formarme como actriz. Pero pienso que falta mucho, sigo tomando más talleres y deseo seguir aprendiendo y mejorar cada día.

LG: ¿CUÁNDO FUE TU DEBUT COMO ACTRIZ?

G: El trabajo que me abrió el apetito por regresar a mi infancia y alimentarme de esa pasión actoral fue en 2005 para un Sitcom “Dos son Multitud”, del director Jorge Sierra. Y mi primer trabajo serio, cuando aún no sabía en qué terreno ingresaba, fue el año 2009 con “Transparente”, una obra de Diego Aramburo. Los dos me marcaron, uno por retornarme a ese sueño infantil y el otro por confrontarme con el trabajo profesional de todo el elenco y del director, lo cual terminó de enamorarme con la profesión.

LG: DESPUÉS, ¿QUÉ PAPELES HICISTE Y CUÁLES TE FALTAN?

G: He interpretado papeles de diversas mujeres, de sumisa, débil, fuerte, personajes fantásticos, no realistas, en fin, profesora, madre, esposa sufrida, asesina, investigadora. Faltan todos (risas), hay un mundo por realizar, lo que más deseo como actriz es ser camaleónica, siempre lo digo, ser capaz de no quedarme en un prototipo o en una zona de confort actoral, deseo explorar y amo los retos.

LG: ¿CÓMO TE DEFINES COMO ACTRIZ?

G: Pienso en mi persona como una actriz ambiciosa y trabajadora. Y deseo llegar a ser una actriz que sea un referente actoral para mi país, una actriz sin límites, que evoluciona hasta el fin de sus días, capaz de interpretar cualquier personaje, llegando al interior del espectador y marcando un momento intenso.

LG: ¿CUÁL HA SIDO TU EXPERIENCIA MÁS INTENSA?

G: Sin duda, la obra La Santa Cruz de Sade, dirigida por Diego Aramburo, porque aparte de tocar temas filosóficos, políticos y sociales de mi ciudad Santa Cruz, también era un desnudo completo durante toda la obra. Fue un reto personal y profesional para fusionar mi responsabilidad como actriz y mis conflictos y tabúes personales. Como resultado, terminé afianzando más mis convicciones como actriz.

LG: ¿Y LA MÁS DIVERTIDA?

G: La experiencia que más he disfrutado ha sido el monólogo realizado bajo la dirección de Ubaldo Nallar, “El Bello Indiferente”. Éramos dos actores en escena, pero quien tenía todo el texto era mi persona. Fue uno de los trabajos más exigentes, tenía mucho respeto a los monólogos y este trabajo sólo lo afianzó, pero como resultado tuve la experiencia más gratificante y que me dejó muchas enseñanzas. Al final gozaba tanto con el personaje que será siempre una de las obras que más amo.

LG: ¿QUÉ TE APORTA EL TEATRO QUE NO TE APORTA EL CINE?

G: El teatro es presencia, es tangible, humano, visceral, adrenalina pura. Tienes a tu jurado honesto y crudo en frente tuyo y debes dejarte llevar, vivir y morir en ese presente, esperando conquistar y saciar a ese espectador que si lo logras se irá de la sala sin reparo. Toda una batalla maravillosa y llena de vida. El cine (en cambio) es magia hecha realidad, perdura, tienes la única y valiosa oportunidad de en una o varias tomas lograr una escena que perdurará por años y a la cual siempre podrás acudir, es busca de tu pasado profesional. Es maravilloso, aprendes que el actor es uno, las técnicas varias, pero en mi percepción el lenguaje es otro a nivel audiovisual y de esta manera explotas y transmites emociones con un simple guiño o leve suspiro.

Me declaro enamorada de los dos e incluyó a la televisión, donde lo encontrado en el cine puedes ampliarlo en varios meses a través de las series o novelas.

LG: TALENTO O ESFUERZO, ¿QUÉ TIENE MÁS IMPORTANCIA?

G: El talento es un regalo invaluable en toda profesión, pero creo que el esfuerzo es fundamental, hay actores que sin talento han llegado a ser referentes de su época. Si se tiene los dos es el binomio ideal para triunfar, somos resultado de nuestro esfuerzo y trabajo diario, es esencial y no confiarse, hay que seguir aprendiendo, siempre hay más y más que aprender para evolucionar. Y el trabajo duro es el que mayores gratificaciones trae en la vida en mi opinión.

LG: ¿QUÉ ES LO MÁS COMPLEJO Y PLACENTERO DE TU CARRERA COMO ACTRIZ?

G: Diría que a nivel complejidad, cada trabajo tendrá lo suyo, uno más que otro. Lo más placentero es la posibilidad de crear y el momento de plasmar en escena o en la cámara lo construido es el clímax.

LG: Y EN CUANTO AL LENGUAJE CORPORAL U ORAL, ¿CUÁL ES MÁS DIFÍCIL?

G: En realidad es un conjunto a trabajar, son herramientas imprescindibles que deben ser desarrolladas a cabalidad. En el oral encuentro más trabajo, ya que debes trabajar la intención, el subtexto, la intencionalidad de cada palabra.

LG: ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO AHORA?

G: Actualmente junto al elenco al que pertenezco hace 2 años preparamos una nueva producción, la obra “Nueve Treinta de la Noche” del director Ubaldo Nallar, a estrenar este marzo, y estaré en la teleserie “La Entrega” que produce Leonel Fransezze en La Paz. Aparte de eso tenemos la intención de volver a presentar “El Bello Indiferente” y otras dos obras a trabajar con Ubaldo Nallar y otros proyectos con directores en La Paz.

LG: ¿QUÉ SIGNIFICÓ EN TU VIDA EL MODELAJE?

G: Significó trabajo, me dio la oportunidad de conocimiento y aceptación laboral, dejar la timidez y vergüenza de lado (sonríe).

LG: ¿Y QUÉ SIGNIFICA LA TELEVISIÓN?

G: Es la posibilidad diaria de hacer un trabajo que amo. Disfruto llegar al público, encuentro maravilloso el estar en contacto diario y real con las personas que nos siguen. Me ha dado la posibilidad de conocer a personas muy interesantes de las cuales aprendo diariamente.

LG: ¿Y LA ACTUACIÓN?

G: Libertad, pasión y amor.

INTENSA Y EMOCIONAL

Su nombre completo es Vania Gisely Hernández Ayub. Nació el 11 de diciembre en Santa Cruz. Es soltera y licenciada en psicología y actriz formada profesionalmente en Hollywood Academy of Preforming Arts.

Gisely confiesa que su personalidad es intensa y emocional. Su defecto es la impaciencia y su virtud la honestidad. No tiene mascotas. Ama el atletismo, pero no lo practica por un problema físico. Su flor preferida es el tulipán. Como no podía ser de otra manera, le apasiona la actuación y le divierten los deportes extremos. Si hay algo que le molesta es la mentira y la hipocresía. ¿Y es celosa?, la actriz y presentadora responde: “Soy muy libre como pareja y entrego mi confianza completa, puedo ser celosa de atención”.

SU TRAYECTORIA

Televisión: Presentadora desde el 2010, actualmente es parte de la revista matutina Viva La Mañana en la Red ATB a nivel nacional. El 2005 participó en el sitcom “Dos son multitud” de Jorge Sierra.

Largometrajes: “La Herencia” (Christian Calvo), “Leyendary Within”, “El Juego de la Silla” Jorge Sierra), “Norte Estrecho” (Omar Villarroel) y “Las bellas Durmientes” (Marcos Loayza)

Cortometrajes: “Toc, Toc, cuando la felicidad toca tu puerta” (Catalina Razinni), “Perspectiva” (Jorge Sierra), “Travados” (Tomás Bascopé).

Vídeo clips: Octavia (canción “Vete”), Doble A (canción “Desubicados”) y Andrés Barba (canción “Niña”).

Teatro: “El Bello indiferente “ (Ubaldo Nallar), “La Santa Cruz de Sade “ (Diego Aramburo), “María Tujure” (Guillermo Sokoloswki), “El Mojón con Fais” del Teatro Rene Moreno, “Las Tremendas Aventuras de la Capitana Gazpacho” (Ubaldo Nallar), “El Crimen de la Virgen de las Siete Calles” del Teatro René Moreno, “Siete Letras” (Daniel Gonzales), “Crímenes Ejemplares” (Daniel Gonzales) y “Trasparente” (Diego Aramburo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario