viernes, 11 de diciembre de 2015

Marynés Salazar, de víctima a sobreviviente y luego a educadora



Es Marynés Salazar, máster en Filosofía y Ciencias Políticas, quien a través del canal de Televisión Universitaria (TVU) y radio Qhana aborda temas para la prevención de la violencia. En esta ocasión abre a mía algunas páginas de su historia.

Mía— Además del programa ‘Comunidad Sexual’ trabajas en educación con charlas y talleres...

Marynés— Soy directora de la Asociación Psinergia y gracias a un gran equipo de psicólogos, educadores, abogados y comunicadores trabajamos con los paceños brindando charlas, talleres, seminarios y cursos a jóvenes, estudiantes, profesionales, madres y padres de familia. Durante un tiempo llegué a toda Bolivia gracias a organizaciones que apoyaron mi traslado a casi 60 municipios del país, realmente deseo continuar con esa experiencia, espero encontrar financiadores. Mientras eso suceda, TVU y Qhana son poderosos medios para generar procesos educativos de prevención de la violencia; estoy agradecida.

Mía— ¿Es posible evitar la violencia, cómo y qué se debe hacer?

Marynés— Sí, con educación, y en la medida en que aprendamos a asumir nuestro cuerpo como nuestro territorio, a ejercer nuestros derechos, a disfrutar de la vida en lugar de quedarnos en la sobrevivencia, y a enseñar a los demás las formas de superar dolores para vivir en relaciones de buen trato.

Mía— ¿Afecta a tu vida lo que escuchas en tu consultorio?

Marynés— Escuchar los dolores, frustraciones, parálisis de las personas afecta, duele, enoja. Pero la posibilidad de acompañarlas en la superación de lo que creían sus limitaciones es un gran aliciente y me hace crecer. El desafío está en tener la paciencia y el temple para ser acompañante y no creer que la felicidad del otro depende de uno.

Mía— Tu vocación tiene que ver con un tema personal que te hizo la Marynés de hoy...

Marynés— Fui víctima de violación a mis 17 años, pasaron varios años para dejar de situarme en el lugar de víctima y convertirme en sobreviviente, y cuando lo logré decidí disfrutar mi vida. Hoy prevengo la violencia sexual realizando lo que me apasiona: educando.

Mía— ¿Hoy puedes afirmar que superaste esa crisis?

Marynés— Sí, totalmente. Como la mayoría de las mujeres (en Bolivia 7 de cada 10 sufre algún tipo de violencia).

Mía— ¿Qué les dices a las mujeres que sufren este vejamen?Marynés— Es muy doloroso vivir una violación, pues te lastima el cuerpo, el alma, el pensamiento y la familia, pero depende de nosotras el quedarnos en el plano de víctimas y continuar rindiendo pleitesía a quien nos violó o asumir esa experiencia en la vida, curarla y constituirla en un impulso para ser aún mejores personas. Mía— ¿La idea de estudiar Psicología fue para ayudarte?

Marynés— Totalmente. Como muchos compañeros estudié Psicología pensando en que la teoría me ayudaría a superar mis dolores, sin embargo al terminar la carrera me di cuenta de que tendría que acudir a un proceso psicoterapéutico (ríe). Ya como psicóloga decidí fortalecerme para apoyar a nuestra comunidad en prevención de violencias, sexualidad, derechos, convivencia intercultural y políticas públicas, así que hice un masterado en Ciencias Políticas y coroné con un doctorado en Educación.

Mía— Tienes un hijo varón, ¿cuál es la enseñanza que le das con respecto a las mujeres?

Marynés— Mi hijo, César Linares, tiene 24 años, ya es mi colega, es psicólogo comunitario. Creo que mi esposo y yo le mostramos en el cotidiano vivir que hombres y mujeres somos diferentes, pero con los mismos derechos y que no es el sexo lo que determina que una persona sea buena o mala, sino sus acciones.

Mía— ¿Cómo sobrellevaste la crianza de tu niño cuando era pequeño y tu profesión a la par?

Marynés— Pocas veces mi esposo y yo trabajamos en horarios de oficina; el ser gestores de nuestros espacios laborales nos permitió compartir la crianza de nuestro hijo. Pero fue otra mujer la que ayudó a que este equilibrio sea posible: mi suegra, Yolanda Morató, quien nos apoyó con los detalles en casa.

Mía— ¿Te falta poner en práctica algo más en lo profesional?

Marynés— En este momento de mi vida moriría en paz, siento que estoy poniendo todo lo que sé al servicio de mi gente y también gano el pan del día con este trabajo.

Mía— ¿Qué crees que sucede con la sociedad hoy que la violencia es tema de cada día?

Marynés— Creo que el sistema imperante es el que falla, pero nosotros como parte de él contribuimos reproduciendo las violencias, preparándonos para la guerra, asumiendo posiciones de víctimas o de victimarios y privilegiando las luchas en lugar de emprender el amor, la valoración, el respeto, la equidad y el disfrute de la vida. Mía— ¿Qué no soportas?

Marynés— A estas alturas de mi vida he soportado tantas cosas que he aprendido que todo puede constituirse en una experiencia positiva, por dolorosa que sea. Generalmente evito pensar en cosas malas, me rijo a la ley de la atracción y por ello prefiero entender que todo es una oportunidad en la vida.

Pérfil

Marynés Salazar Gutiérrez tiene 46 años y nació en La Paz. Está casada hace 25 con Gustavo Linares, su compañero de vida, y es la orgullosa madre de César Linares (24), quien hoy es su colega (psicólogo comunitario). Por su experiencia y conocimientos escribió el libro Educación para la sexualidad, una propuesta didáctica para educadores. También es directora de la Asociación Sinergia. Tiene dos hermanos Yessy y Jaed, y sus padres son Édgar Salazar y Enriqueta Gutiérrez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario