martes, 29 de septiembre de 2015

Carmen Julia Escalante: “Siempre me animo a todo y bicicleteo con mi tiempo”

No muere de hambre ni aunque le caiga la crisis griega sobre los hombros.

Carmen Julia Escalante Camacho es de esas personas a las que en lenguaje popular se las denomina 'metedoras'.

Hace 13 años incursionó en la televisión con el lanzamiento de Activa TV, y hace 12 ya tenía su propio programa, D Moda, que gracias a la renovación periódica sigue en pie hasta hoy, en el canal Solonoticias, con especialidad en publinotas.

Precisamente, este lunes 5 de octubre será lanzada la nueva imagen de su producto, llena de colores encendidos, y además entra en la onda de la convergencia digital, al apoyarse en una página web y en redes sociales como YouTube, Facebook, entre otros.

A los 35 años, a Carmen Julia este trabajo le ha servido como plataforma para muchos otros emprendimientos, gracias a la relación con todo tipo de empresas y clientes.

Le entiende al negocio de maestra de ceremonias, de agente inmobiliario y organizadora de eventos cuando sus clientes se lo piden, vende cámaras de seguridad y confecciona uniformes. "Yo siempre me animo a todo y bicicleteo con mi tiempo", dice quien además en otra época se atrevió a traer a grandes artistas. "Me siento recontrabendecida, es complicado permanecer tanto tiempo en la TV, lo logré porque soy dinámica", asegura.

Pero Carmen Julia no es solo una máquina de trabajo, a los 35 años es mamá de un varón de 15, Fabio César Palma, y se da tiempo para la edad más difícil de todas. "Tiene un gran corazón y es muy tierno, pero en esta etapa quiere ser el hombre de la casa y me está costando mucho. Confío en que Dios me dará las fuerzas para ser una buena madre", confiesa quien asumió el rol de mamá sola, tarea que no le resulta sencilla.

“No se puede ir contra la estructura que Dios creó de padre, madre e hijo, pero eso no quiere decir que uno se eche al muere. A veces nos dejamos llevar por sentimientos e intereses, no por principios y con ese termómetro tomamos decisiones. Si hiciéramos las cosas pensando en lo correcto y en lo incorrecto, todo sería diferente”, dice reflexiva.

El año 2009 su vida dio un giro, se convirtió al cristianismo, fruto de un trance. "Uno siempre llega a Dios por dolor y por un vacío, pero necesito aclarar que ser cristiano no es ser diferente, sino desear desde el fondo del corazón ser mejor; tengo los mismos errores que antes, pero ya no quiero repetirlos y estoy más alerta", dice la multifacética conductora, productora, madre, maestra de ceremonias, organizadora de eventos, empresaria y comerciante, que no quiso quedarse con un sueldito y prefirió apostar por sí misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario