lunes, 17 de agosto de 2015

Marcela Fernández/// La voz femenina de radio “Clásica FM 100.3” revela su pasión y cuenta la historia de su primer gran amor.

Un simple pedido musical al aire la llevó a conocer y trabajar en un mundo diferente; un espacio donde nacería una pasión que la acompaña desde su juventud.

Marcela Irma Fernández Fuentes comenzó su actividad de locución en radio cuando apenas tenía 15 años. Hoy, luego de dos décadas y media, aún mantiene la esencia de la primera emoción que sintió al estar frente al micrófono aunque, por razones personales, hace más de un año que dejó la locución radial. Pero para no abandonar a sus radioescuchas volvió pocas semanas para invitar a los cochabambinos a sumarse a uno de los eventos anuales más esperados: la fiesta de Clásica 100.3 “Totalmente 90”.

Su voz llegó a ser una de las más escuchadas y esperadas durante la programación semanal de la tarde, aunque pocos conocían su imagen.

“Era una niña cuando me invitaron a la radio. Mi registro de voz era ya de una persona mayor y por eso me invitaban a trabajar, pero ya al verme era otra cosa; aun así se animaron a apostar por mi trabajo”, asegura la locutora.

A partir de entonces su vida laboral se desenvolvía entre micrófonos, cables y discos, los que luego se convirtieron en Cds.

Ella resume su inicio laboral como la época de oro de la radio FM, porque estaba en su auge.

En ese entonces el formato de radio era muy dinámico y la gente estaba pendiente de lo que los locutores hablaban y por eso podían generar una interacción particular. “Todo era una nueva aventura, la radio es un medio de comunicación muy libre y uno podía contactarse directamente. Los locutores comenzamos a crear una conexión muy individual con nuestros radioescuchas, hasta crear una simbiosis fuera de lo común”, afirma Fernández.

De acuerdo a Marcela, esta fue y seguirá siendo una de las mejores experiencias de su vida; incluso hasta llegar a afirmar que ella nació para trabajar en ella.

Para Marcela, la música va más allá de la simple conjunción sonora, llegando a considerarla como una terapia. “La música es una herramienta poderosa y tiene la cualidad de sanar o alegrar a las personas de forma invisible. Una situación que no genera la televisión”, añade la conductora.

Paralelamente a su trabajo radial ella se preparó académicamente titulándose como abogada, -profesión que hoy desarrolla con plenitud-.

Marcela asegura que “...amo hacer radio y me parece que mi público merece más de mi, por eso no sería justo volver temporalmente a la locución y luego volver a dejarla”.

Pero, por lo menos una vez al año, el registro vocal de Marcela Fernández volverá a escucharse detrás del micrófono, para convocar a los radioescuchas a su cita anual con la fiesta de “Totalmente 90’s”. “No es un adiós sino un hasta pronto... no dejaré la radio”, finaliza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario