viernes, 3 de julio de 2015

Paola Virrueta: ‘En México trabajo con grandes carreras, todo es un aprendizaje’



— ¿Hace cuánto tiempo trabaja en la televisión mexicana?

— Llegue a México hace dos años, directo al trabajo. Conduzco el informativo que Excélsior Televisión emite de lunes a viernes entre las 20.15 y las 21.00. Además participo dos veces a la semana en un programa de debate y los sábados soy parte de un proyecto en el que entrevistamos a personalidades de la política, artistas, escultores y de otros rubros. Es muy entretenido porque conozco a personajes de México y de otros países que me acercan a su cultura.

— ¿Esta experiencia aporta y proyecta su carrera?

— Me aportó y me aporta muchísimo y trato de aprender a diario de todo lo que veo y escucho. Trabajo con grandes periodistas que alcanzaron carreras con mucho renombre. Trato de exprimir esos conocimientos. Estoy creciendo todo lo que puedo, también tengo proyectos y ganas de hacer más cosas. Espero que algunas se concreten en lo que resta del año.

— ¿Cuáles son esos proyectos?

— Quiero hacer cosas al margen de la televisión, en mi tiempo libre, como retomar otros medios en los que tengo experiencia. Quiero volver a escribir y a hacer radio.

— ¿Cómo se inició su carrera en la televisión boliviana?

— Estuve en la red Uno como cinco años, me fue muy bien. Luego decidí irme como voluntaria a San Vicente y las Granadinas, y después a Mozambique. Esa experiencia duró un año y volví a La Paz, a la red Uno, que es una casa a la que le tengo mucho cariño. Surgió la posibilidad de viajar a México. Aposté y probé suerte en lo laboral. Hay que estar en el lugar para moverse, ir a dejar la hoja de vida a todos lados y acudir a las entrevistas. En mi caso, presentar videos y tener las reuniones. No niego que me asusté mucho porque esta ciudad es inmensa y la competencia es grandísima, pero el mexicano recibe muy bien al extranjero, me siento acogida.

— Todo tiene recompensa. ¿Qué significa ser parte del Premio Nacional de Periodismo en México?

— Fue en marzo, un gran mes para mí. Nos dieron el premio por el programa de entrevistas que hacemos con otras conductoras. Por supuesto que fue emocionante porque tenía menos de un año y medio en el programa y en la televisión mexicana. Además, me dieron otro reconocimiento y estuve dando conferencias. Fue un gran inicio de año.

— ¿Y las facetas de voluntaria y de su afición por escribir?

— En el tiempo que estuve en San Vicente y las Granadinas aprendí mucho porque una parte del tiempo estudiábamos y otra trabajábamos con niños. Tratábamos de hacer un taller de teatro con los pequeños de la zona. También en Mozambique daba talleres de información sobre la malaria, el VIH y la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Era una forma de agradecer a la vida todo lo que me ha dado. En cuanto a escribir, cuando vivía allá redactaba para una revista boliviana crónicas de viajes por el Caribe, Medio Oriente, África y Latinoamérica. Me gustaría sacarme tiempo para volver a hacerlo.

— ¿Qué retos tiene en su trabajo?

— El público mexicano es gigantesco, es hablar de un auditorio de más de 20 millones de personas y la competencia es enorme. Hay muchos retos porque el televidente es más activo y te aplaude cuando lo haces bien y te dice cuando halla un error. En México trabajo con grandes carreras que han estado en las mejores televisoras del país. Comparto con gente que tiene mucha experiencia. Todo es un aprendizaje.


No hay comentarios:

Publicar un comentario