viernes, 9 de mayo de 2014

Mercedes Guzmán Padilla:“Soy una simple ciudadana que no cree en la justicia boliviana”



¿Qué fue lo que pasó? (...) Yo llegué en víspera del 1 de mayo a la ciudadela para entrevistar al alcalde Percy Fernández, que estaba en el palco oficial con sus colaboradores y las autoridades municipales; subí para hacer mi contacto, me ubiqué en un sector cercano, sin embargo, recibí la invitación de sus colaboradores para sentarme a su lado, no fue que yo lo pedí. Me aproximé a él porque hay un clima de confianza con el alcalde, porque desde hace tiempo le vengo realizando entrevistas, soy la única periodista a la que el alcalde le ha cedido entrevistas en estos últimos tiempos, han sido 11 entrevistas con la misma proximidad y nunca antes había tenido un impasse, de repente un piropo, pero no pasaba de eso. En esta oportunidad sí se propasó, no lo permití, le retiré la mano con una sonrisa forzada y muy incómoda, pero yo debía continuar. En ese momento estaba ingresando en vivo, me ubiqué para continuar con la entrevista y cuando hice una consulta sobre las obras él me respondió de forma desubicada e inapropiada.

Nosotros no lo hemos escuchado.

En principio no entendí, reiteré la pregunta y dicen que el que explica se complica, es lo que pasó con el alcalde. Comenzamos mal y terminamos peor, primero en hechos y después en palabras.

Le preguntaste cuál era la obra más importante y él hizo referencia a una parte de su cuerpo, ¿estoy en lo correcto?

La pregunta fue clara, le pregunté cuál era la obra más grande que tenía prevista para este año y él respondió ‘esta’. Cuando volví a preguntarle él me dijo: “Usted me preguntó cuál es la más grande y yo le dije esta”, y siguió diciendo no hay palabra mal dicha sino mal interpretada. Este hecho fue lo que asombró y provocó una serie de reacciones de rechazo, de molestia a escala nacional e internacional.

¿Por qué dejaste pasar unos días y fue tu esposo quien reaccionó. Tenías en manos una herramienta poderosa, el micrófono, por qué no reaccionaste de inmediato?

Muchos me dicen por qué no le di una cachetada, no me bajé de la testera o no hice una cosa u otra. ¿Por qué me senté ahí? Porque me invitaron a sentarme, necesitaba la proximidad con el alcalde para hablar con él en vivo. ¿Por qué no le di una cachetada? Porque no creo que sea correcto responder con otra agresión. Si hubiera sucedido esto, la procesada hubiera sido yo; lamentablemente hay situaciones que no se entienden, pero que se dan en Bolivia. Traté de guardar compostura y continuar con la entrevista. (...) Quiero aclarar que no es que haya esperado días, ese mismo día del incidente nos pronunciamos, mi esposo y yo. Al día siguiente recibí llamadas de diferentes partes, de gente del municipio para lograr un encuentro. Nos reunimos con el alcalde y sus más cercanos, se dieron las disculpas, después vinieron las disculpas por escrito bajo un tenor que no las aceptamos. Solicitamos que las disculpas se hagan públicas porque la falta fue pública y se hizo a través de un video que nosotros aceptamos.

Hay quienes dicen que esta es la tercera vez que el alcalde es grabado haciendo este tipo de acciones...

Es cierto, existe una conducta de irrespeto que es reiterativa en el alcalde, lamentablemente ha sucedido en anteriores casos, en esta última oportunidad fue conmigo. (...) Creo que aunque no hayamos llegado a los estrados judiciales, se sienta precedente. En adelante, tanto él como cualquier otra persona no van a cometer este tipo de abuso o de falta de respeto que no deben darse bajo ninguna circunstancia, por más que parezca broma; de repente el alcalde se ha mostrado como un hombre chistoso, espontáneo, pícaro, pero no debemos confundir porque existe una línea muy delgada entre lo ordinario, lo atrevido y lo sinvergüenza.

¿Es suficiente para ti la disculpa del video?

Hemos decidido con mi esposo apartarnos, hay un proceso que le están siguiendo, hay una serie de acciones que continúan porque la gente está cansada de este tipo de conductas, de la falta de respeto, de dañar la dignidad de las mujeres.

Soy una simple ciudadana que no cree en la justicia boliviana, porque si otros con poder no han podido hacer mucho, ¿qué puedo hacer yo ahora? Confío en nuestras autoridades que con bases en experiencias como las mías van a continuar ciertas acciones. Cuando demuestren que nuestra justicia sí funciona, entonces simples ciudadanos vamos a enfrentarnos abiertamente a todos

No hay comentarios:

Publicar un comentario