lunes, 10 de febrero de 2014

Wilma Alanoca, periodista de ATB

Nació en La Paz, pero hace 17 años que vive con su familia en la ciudad de El Alto, de la que afirma que le ha hecho crecer profesionalmente.

“Me ha dado todas las oportunidades y me ha abierto las puertas. Tengo un compromiso con esta ciudad”, dice Wilma Alanoca, periodista de ATB que actualmente está a cargo de la cobertura de El Alto.

Con casi 10 años de trayectoria en los medios, desde su debut el 2004 en radio continental en el programa “Compartiendo la tarde”, gracias a la invitación de René Fernández, Wilma se ha propuesto tener un perfil muy alto a nivel periodístico.

“Mi objetivo es verme como una líder de opinión confiable y establecer un programa propio en una red nacional donde pueda promocionar a la ciudad de El Alto turística, empresarial y culturalmente”, sostiene la también presentadora de noticias de ATB, que compartió esa tarea junto a Soraya Delfín y Marcel Rengel.

Wilma dice ser una periodista social, de calle, lo cual le ayuda a mantener los pies en la tierra. “El contacto con la gente es fundamental. Enriquecerme con sus historias es la satisfacción más grande; más que tener tu sueldo mensual, es que una persona te diga gracias. Para mí todos los días es el primer día de mi trabajo”, asegura.

Si algo se autocritica esta comunicadora titulada de la Universidad Mayor de San Andrés es el tiempo que le da a veces a las notas. “Quisiéramos darle mayor cuerpo (a la nota), hay tanto para contar que tienes que resumirla en un minuto y a veces la gente no se siente satisfecha, eso me autocritico porque es una responsabilidad que tienes con ellos”, confiesa.

Como en cualquier trabajo, la joven periodista se equivocó muchas veces, desde la presentación de las noticias hasta la redacción de una nota. “Todos los días aprendes algo porque definitivamente no soy perfecta, pero lo bueno es que aprendes de tus errores, es bueno corregirse, no es malo equivocarse, lo importante es levantarte”, expresa.

Wilma está convencida de que tanto la presentación de las noticias como la cobertura van de la mano. “Si tú estás en la calle haciendo contacto con la gente, redactas y grabas tu nota, prácticamente la editas, pues al presentarla no tienes problema y eso te ayuda muchísimo, por eso me siento cómoda haciendo ambas cosas y en las unidades móviles me divierto muchísimo”, explica.

Si bien confiesa que por el periodismo sacrificó un poco la familia y su vida personal, la periodista de ATB no se considera una esclava del trabajo. “Disfruto mi trabajo, soy una persona bastante versátil, jovial, entonces a medida que hago mi trabajo, también converso, me encanta, trato de unir mi familia, mi trabajo y la recopilación de conocimientos”, manifiesta.

Acerca de qué nota o entrevista la marcó más en estos años de trabajo, respondió: “Huy, son muchas cosas, me considero una periodista social y lo que más me duele es no poder hacer algo por la gente. Lo más fuerte es rozar con realidades muy duras que escapan de mi mano”.

Respecto a su futuro profesional, dice que le gustaría hacer un programa de análisis, donde pueda desenvolverse sola, y otro en el ámbito político.

“Detesto el acartonamiento y a nivel profesional mi logro más grande será demostrar a la gente que toda persona tiene la capacidad de alcanzar sus sueños y en este caso mi sueño es ser Wilma Alanoca, la periodista”, concluye.

UNA MUJER VALIENTE, SOLIDARIA Y ALEGRE

Wilma Antonia Alanoca Mamani nació el 5 de julio. Tiene 30 años, tres hermanos (Wilfredo, Orlando y Magalí) y es soltera. Sus papás son (+) Rosendo y Margarita. Comunicadora social, con varios diplomados, es hincha del Bolívar.

Comenzó su trayectoria en el año 2004 en radio Continental. Luego transitó por Fides, en el programa “Radio en Vivo con Andrés Rojas”; Unitepec, donde leyó por primera vez noticias; Canal 33 Paceñísima de TV, Canal 7, con el programa empresarial Pymes y Mypes; Radio Integración El Alto, con su programa “Dos horas con Wilma”, y Canal 24 con “Wilma y Usted”. También fue directora de comunicación de Cotel y desde el año 2011 es parte de ATB.

Valiente, solidaria y a momentos impuntual, la periodista de “La red que Bolivia ve” confiesa que su carácter es a veces muy cambiante, pero siempre está alegre. “Gracias a Dios, tengo esa bendición, ya que pase lo que pase, puedo estar dos horas triste, pero generalmente vas a ver una sonrisa en mi rostro, me gusta dar cariño a la gente, que se sienta bien cuando está a mi lado”, sostiene Wilma.

LG: ¿A qué te dedicas en tu tiempo libre?

W: Me encanta leer, escuchar música, trato de alejarme de las noticias, me encanta bailar, voy al gimnasio, no cocino muy bien, tengo que confesar eso (sonríe) y me gusta mucho el orden.

LG: ¿Cantas?

W: No, pero quisiera.

LG: ¿Eres de ir a boliches?

W: De vez en cuando, porque trato de estar más en casa.

LG: ¿Cuál es la parte que más te gusta de tu cuerpo?

W: Mmm… creo que todo (sonríe).

LG: ¿Recurrirías a la cirugía plástica?

W: Si fuera muy necesario, sí, pero no por vanidad, tengo miedo a las agujas, tendría que ser (por algo) muy necesario.

LG: ¿Cómo andas en el amor?

W: Bien enamorada, pero casi no hablo de mi vida personal, te diré.

LG: ¿Cómo te ves de acá a unos años?

W: Consolidada a nivel personal y familiar, es un pilar que te ayuda a crecer, y me veo más establecida, gracias a Dios todo lo que uno siembra cosecha.

LG: ¿Quieres agregar algo más?

W: Quiero agradecer a toda la gente que me ayudó en el camino y que me abrió las puertas, básicamente a la gente de El Alto por tanto cariño que me da todos los días, es increíble, buenos consejos y también críticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario